Sello de certificación de la Agencia de Calidad Sanitaria de Andalucía.
Escrito por ASANEC   

Reunión de las Sociedades científicas de Atención Primaria (AP) con la Excelentísima Sra. Presidenta de Andalucía y la Excelentísima Sra. Consejera de Salud en  el Palacio  de San Telmo 18 de mayo 2018

 

Las enfermeras somos expertas en cuidar, en cuidados y en enseñar cómo cuidarse, por tanto las enfermeras de AP hacemos y podemos hacer más y mejor para resolver los problemas de los usuarios ya que  atendemos a las personas en todas las etapas de la vida en situaciones de salud como de enfermedad aguda o crónica, en el deterioro cognitivo y/o funcional, así como en situaciones del final de la vida, lo hacemos informando, asesorando, acompañando, enseñando y cuidando tanto a las personas enfermas como a las personas que les cuidan y por supuesto dentro de un equipo donde podemos conseguir mejores resultados en salud para la población.

Podemos resolver problemas de salud, desde problemas poco complejos o situaciones concretas, con una respuesta de cuidados y autocuidados, donde además de intervenir las enfermeras tenemos que ser educadores en salud de la población, ya que, la respuesta a estos problemas se ha venido medicalizando.

 

Del mismo modo realizamos esta labor educativa la llevamos al trabajo con la comunidad y los grupos de riesgo, podemos mejorar en Promoción de la Salud y Prevención de la Enfermedad con los recursos adecuados; adecuando las ratios 1:1 incluyendo todos los facultativos y para esto tendrán que aumentar el presupuesto destinado a la AP.

Atendemos de forma coordinada en los equipos para el seguimiento de la cronicidad y dar soporte en la cronicidad compleja acompañando y siendo referente con un seguimiento continuado.

Igualmente tenemos que mejorar en la atención domiciliaria y con mayor margen de mejora en las residencias, desde el sistema, tenemos que proponer modelos de cuidados que garantice la calidad y la eficiencia de la atención en las residencias, donde las enfermeras de AP trabajemos codo a codo con los profesionales de las residencias.

Estamos obligados a avanzar en el modelo de atención a la infancia, ante un niño su madre necesita conocer cómo dar los mejores cuidados para evitar riesgos de enfermar a su hijo, debemos ser consultores y referentes.

Así mismo hemos explicado la necesidad de la enfermera de AP en la escuela e institutos como educadora, asesora y referente en cuidados de promoción de la salud para profesores y padres.

Debemos seguir avanzando en la continuidad de cuidados incluyendo aquí la planificación del alta hospitalaria y para ello es primordial la intervención de las enfermeras gestoras de casos, así como en los planes de atención personalizada, en cuidados paliativos y en la cronicidad compleja tanto en adultos como en niños. Por todo esto  hacemos ver necesidad de implantar el decreto plantilla en cuanto a la Gestión de Casos , puesto importante y destacado en Andalucía (con respecto a otras CCAA)  para dar respuesta a la cronicidad compleja, a través del asesoramiento y acompañamiento, ofreciendo una disponibilidad continua a las familias en aquellos casos de dificultad o déficit de conocimientos para facilitar los cuidados como son altas hospitalarias, diagnósticos desfavorables etc. Intentando que las actuaciones sean efectivas para el Paciente y eficientes para el Sistema Sanitario.

Tenemos competencias propias y muy necesarias, podemos hacer avanzar al sistema, mejorar la satisfacción del ciudadano dando respuestas de calidad a sus problemas de salud. Sin embargo para avanzar en esas competencias existe un problema básico y recurrente que se produce cada año y es la movilidad de las enfermeras del hospital a la AP, esto destruye todo lo construido.

 

Esto se conseguiría implantando LA ESPECIALIDAD DE ENFERMERÍA FAMILIAR Y COMUNITARIA, pero mientras tanto lo único que podemos hacer es intentar crecer protegiendo a las enfermeras de AP para que sigan avanzando en sus competencias y no permitir año tras año esa involución.

 
Escrito por ASANEC   

 

REUNION DE LAS SOCIEDADES CIENTÍFICAS DE ATENCIÓN PRIMARIA CON LA PRESIDENTA DE ANDALUCÍA LA ATENCIÓN PRIMARIA COMO EJE VERTEBRADOR DEL SISTEMA SANITARIO

El pasado día 18 de mayo, las sociedades científicas de Atención Primaria (ASANEC, AndaPap, SEMERGEN y SAMFyC) fuimos invitadas a una reunión con la Sra. Presidenta del Gobierno de Andalucía (Dª Susana Díaz) a instancias de la Sra. Consejera de Salud (Dª Marina Álvarez). En la reunión se puso de manifiesto el interés que desde el Gobierno y la Consejería de Salud tienen en el desarrollo de la Estrategia de la Renovación de la Atención Primaria, en marcha desde el año 2016. Desde la Administración Publica se están impulsando diferentes medidas que desarrollan algunos puntos de la misma, como el nuevo modelo de contratación de los jóvenes médicos de familia y especialistas en pediatría, la creación de grupo de trabajo para aumentar la capacidad de resolución y la lenta reanudación del proceso de reconocimiento del nivel de carrera profesional.

Nuestra labor como sociedades científicas es colaborar aportando evidencias que mejoren la salud de la población andaluza. Es necesario hacer frente a los nuevos retos en salud, y para ello la Atención Primaria es el ámbito donde impulsar la actuación coordinada multiprofesional para el seguimiento de la cronicidad, la promoción y prevención de la salud y la mejor atención de la patología aguda, así como para potenciar la atención domiciliaria, con modelos de cuidados que garanticen la calidad y la eficiencia. Por ello ofertamos permanentemente una colaboración científica con la Consejería de Salud, la Gerencia del Servicio Andaluz de Salud y el resto de entidades pertenecientes al Sistema Sanitario Público Andaluz, con el fin de trasladar a la práctica clínica cualquier mejora que consideremos significativa. Es el ejemplo de la participación en la elaboración del plan de salud infantil y adolescente, de la formación en ecografía para médicos de familia desarrollada en estos meses, así como del desarrollo de los protocolos de la gestión compartida de la demanda aguda, pendiente para menores de 14 años, y el catálogo de nuevas pruebas complementarias.

En la reunión se expusieron claramente los múltiples problemas que sufre la Atención Primaria. La crisis económica ha afectado a todos los ámbitos, pero los profesionales de Atención Primaria la han sufrido en mayor medida que en otros servicios sanitarios. De forma unánime se ha pedido un incremento del presupuesto destinado a la Atención Primaria para conseguir una #PrimariadePrimera. El objetivo es dotar de recursos humanos a los centros de salud, potenciando la unidad de atención familiar compuesta por médico/a y enfermero/a de familia, incrementando el número de pediatras y aumentando el personal de enfermería de referencia para niños y adolescentes hasta conseguir en todo los casos una ratio de 1 médico de familia/pediatra : 1 enfermero. Con más personal se conseguirá un mayor tiempo de atención para el paciente gracias a unas agendas adecuadas a una asistencia de calidad.

Pedimos más tiempo para atender a cada paciente y mayor capacidad para gestionar los recursos sanitarios que nos competen, liderando de esa forma todos los procesos que se desarrollen dentro de la atención a las enfermedades agudas y crónicas. Pedimos unas mejores condiciones retributivas y laborales que fidelicen al joven profesional y permitan al resto de los profesionales desempeñar su trabajo con calidad. Pedimos la creación de un perfil específico de enfermería de familia avanzando en sus competencias y desarrollo de la especialidad. Pedimos definir y promover un perfil docente para los puestos de trabajo como tutor en los centros de salud donde se formen EIR. Pedimos el apoyo para la creación de un área de competencias en Medicina de Familia y la definición de competencias específicas de Pediatría de AP en la formación de pregrado. Para todo ello, solicitamos que se establezca un calendario de cumplimiento de los objetivos establecidos en la Estrategia de Renovación de la Atención Primaria concretando la asignación presupuestaria correspondiente.

En Sevilla a 18 de mayo de 2018.

 
Escrito por ASANEC   

Manifiesto conjunto de apoyo de las Sociedades Científicas al proyecto de Gestión de demanda compartida en los equipos de atención primaria iniciado desde la Estrategia de Renovación de la Atención Primaria en el SSPA

La Estrategia de Renovación de la Atención Primaria (AP) se inicia por el Sistema Sanitario Público Andaluz con el objetivo de ubicar a la Atención Primaria como eje vertebrador de la asistencia sanitaria, a través de sus equipos de profesionales que son la puerta de entrada y referencia para que los problemas de salud y la ciudadanía puedan ser resueltos, en su mayoría, en el entorno más cercano de las personas.

Para hacer esto, la Estrategia de Renovación de AP quiere potenciar un modelo de asistencia integral y personalizada (a través de la promoción de salud, el análisis de riesgos de la salud y la prevención e intervenciones  de atención, mantenimiento y recuperación de la salud). Para ello es preciso la asignación de un equipo  médico-enfermera de referencia que pueda desplegar una atención eficaz, con alta capacidad de resolución para evitar desplazamientos y situaciones de atención innecesarias al entorno hospitalario.

Con estos objetivos la Estrategia de Renovación trabaja en desarrollar 3 proyectos clave:

  1. Mejorar la capacidad de resolución diagnostica y de tratamiento,
  2. Mejorar las urgencias y
  3. Desarrollar modelos de atención compartida que permitan maximizar las competencias y capacidades de los profesionales médicos y enfermeras del equipo de salud en los centros de AP, para co-gestionar de manera compartida la demanda.

La gestión compartida de la demanda promueve que ante un problema de salud, responda el profesional del equipo que pueda resolver de una forma adecuada, eficiente, segura y de calidad. Para ello, es preciso reorganizar la atención de modo que cada profesional del equipo pueda aportar una respuesta sinérgica y adaptada a sus competencias y habilidades para resolver los problemas de salud de las personas en todas las etapas de su vida, esto es, responder en equipo y centrándonos en los intereses del ciudadano.

El Sistema Sanitario junto a las Sociedades Científicas de AP (SAMFyC, Semergen y ASANEC), han diseñado cuidadosamente el modelo de respuesta diferenciada que cada profesional va a aportar a determinados problemas o situaciones de salud de baja complejidad y, que puedan ser resueltos con intervenciones de cuidados o recomendaciones de autocuidados, en las que las enfermeras como profesionales, son expertas. Este modelo que se ha denominado “Gestión compartida de la demanda aguda no demorable” tiene como objetivo desmedicalizar estas situaciones y utilizar las habilidades de las enfermeras como educadoras en salud y promotoras del autocuidado, entendido como el cuidado de su propia salud enseñándoles a actuar por sí solos ante situaciones mayormente cotidianas.

Nos estamos refiriendo a situaciones como: cómo prevenir un catarro o actuar ante los síntomas de inicio, cómo actuar ante unas diarrea, vómitos, o cuando te pica un insecto o se produce una quemadura, qué medidas y cuidados hay que tomar ante un dolor lumbar o intervenir cuando se produce una situación de traumatismo leve o cuando se produce una hipoglucemia en una persona diabética.

Son situaciones en las que las enfermeras ya intervenimos aunque de un modo puntual, ahora estarán dirigidas a repartir de mejor manera la demanda y organizar la atención a través del diseño de protocolos de actuación que garanticen la seguridad y la accesibilidad.

En base a todo esto, a las sociedades científicas de atención primaria que hemos sido parte del proceso, nos sorprenden las declaraciones de profesionales y representantes que se muestren reacios a apoyar una estrategia como esta, en la que las enfermeras como parte de los equipos están compartiendo el trabajo que se hace cada día con las personas que se atienden. En el artículo del lunes 14 en diario médico aseguran que “no se niegan a trabajar de forma coordinada con el personal de enfermería” pero en realidad si lo hacen los que suscriben este artículo. Es respetable su opinión y no deberían ocultarla si no exponerla sin ambigüedades. En realidad, manifiestan estar preocupados por la seguridad ciudadana y escandalizados porque las enfermeras puedan, auscultar o prescribir fármacos.

Desde este manifiesto queremos aportar tranquilidad al ciudadano/a, a los profesionales y sobre todo a aquellos que suscriben este artículo, garantizando que como participantes del diseño de esos protocolos, no se ha incorporado en ninguno de ellos una sola competencia que las enfermeras no puedan desarrollar en base a sus estudios de grado (como cualquiera podrá comprobar consultando los programas oficiales en los estudios de enfermería que se realizan en las 8 provincias andaluzas) o en base al marco normativo y jurídico existente en este momento para las enfermeras en Andalucía.

Más allá de esto, quizás interese visibilizar el hecho de que los profesionales con más créditos universitarios en farmacia son los farmacéuticos, seguidos de médicos y las enfermeras. Sin embargo, un odontólogo o un podólogo, reconocidos como prescriptores en la actual Ley del Medicamento, pueden prescribir medicamentos con menos impedimentos que las enfermeras, habiendo tenido menos horas de dedicación a esta asignatura.

Se manifiesta en el artículo,  la preocupación y la falta de confianza en la seguridad que pueden proveer las enfermeras a sus pacientes cuando les prescriben un paracetamol para el catarro o un ibuprofeno ante el dolor provocado por una caída o una quemadura…. Enfermeras, de las que depende la administración de medicamentos y la vigilancia y control sobre las consecuencias de los mismos,  en relación a millones de pacientes, en muchos casos justamente los más complejos. Enfermeras capaces para detectar errores de prescripción y que advierten y evitan que estos produzcan problemas. Existen estudios que demuestran cómo el número de las plantillas enfermeras en hospitales es determinante para evitar fallos de rescate ¿cómo entonces pueden las enfermeras suponer ningún peligro? Máxime cuando los fármacos recogidos en los protocolos los puede comprar cualquier persona en una farmacia sin necesidad de ninguna prescripción médica.  Un estudio realizado en Cataluña donde se asignaron 750 pacientes al grupo atendido por enfermeras y 708 al grupo atendidos por médicos ha mostrado que las enfermeras resolvieron con éxito 86,3% de los casos. No observándose ninguna diferencia en la resolución de los síntomas o la satisfacción del paciente entre los grupos. Las enfermeras capacitadas específicamente para resolver problemas de salud agudos de baja complejidad brindan una calidad de atención comparable a la brindada por los médicos generales en términos de resolución del problema 15 días después de la visita y en la satisfacción del paciente con la visita. Este es un breve e ilustrativo ejemplo del que podríamos citar bastantes más en la literatura internacional. En todo caso, los beneficiados en todos los estudios son los pacientes y para médicos y enfermeras no hubo perjuicios.

Es cierto que algunos estudios hablan de dificultades para la implementación de estas prácticas que siempre vinieron de la mano de la falta de diálogo, información y estrategias de comunicación al respecto. No se trata de suplir se trata de sumar, ser sinérgicos y poner al paciente en el centro del sistema ofreciendo cada uno de nosotros, los profesionales que velamos por la salud de las personas, el máximo de nuestras capacidades para ser más eficientes y más accesibles al ciudadano.

Este tipo de contenidos manejados en el artículo, como se exponían en el famoso libro ¿Quién se ha llevado mi queso? publicado en 1998 por Spencer Johnson, vienen a reflejar parte de las 4 típicas reacciones ya descritas en cualquier proceso de  cambio en el trabajo y en  la vida: resistirse al cambio por miedo a algo peor,  aprender a adaptarse cuando se comprende que el cambio puede conducir a algo mejor, detectar pronto el cambio y finalmente apresurarse hacia la acción. Señores firmantes no tengan miedo y sean generosos con los ciudadanos y ciudadanas que atendemos dejando que alcancen los beneficios de las mejoras que les podemos ofrecer mediante un trabajo verdaderamente colaborativo y multidisciplinar entre médicos y enfermeras, sean generosos con los profesionales que queremos organizar nuestro trabajo dentro de los equipos intentando realizar cada día mejor nuestra práctica asistencial  y dejen al sistema sanitario ser valiente y apostar por modelos organizativos eficientes que verdaderamente van a permitirle ejercer la responsabilidad que se tiene para hacer sostenible a un sistema público, simplemente con dejar que los profesionales pongan a la disposición del ciudadano/a las competencias que pueden y saben ejercer.

 

documento completo pdf

 

 
Escrito por ASANEC   

Presentación en la Asamblea de FAECAP de la Guía para Tutores y Residentes de Enfermería Familiar y Comunitaria

El pasado sábado, 20 de Enero, Maravillas Torrecilla, vocal de FAECAP, presentó la guia a todos los presidentes de las distintas Sociedades y Asociaciones que componen FAECAP.

 

Madrid 20 de Enero de 2018. El Grupo de trabajo de la especialidad de FAECAP y expertos conocedores del proceso formativo en Formación Sanitaria Especializada hemos elaborado la Guía para Tutores y Residentes de Enfermería Familiar y Comunitaria (EFyC).

Leer más...
 
Escrito por ASANEC   

Manifiesto conjunto de las Sociedades Científicas de Atención Primaria: ASANEC, SAMFyC,  y SEMERGEN ante los concursos de traslados de enfermería del Servicio Andaluz de Salud.

Leer más...
 
Escrito por ASANEC   

Descargar el Plan Estratégico ASANEC 2017-2020

 
<< Inicio < Anterior 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 Continuar > Fin >>

Página 1 de 18
online cash advance . In this section we give only a brief summary recommendation for admission of Levitra Sale. Full information can be found in the instructions for receiving medications with vardenafil.